Tuesday, August 08, 2006

Retos en Seguridad para el nuevo Congreso


Las leyes que se quedaron en el tintero

Entrevista a ex Congresista y presidente de la Comisión de Defensa y Orden Interno e Inteligencia

Por. Nancy Miller (Especial para blog)

El caso del perro Lay Fun, que acabó a mordiscos con la vida de un ladrón que ingresó, tras escalar los muros, al local que custodiaba y el actual debate sobre la reimplementación de la pena de muerte en el país, obligan a recordar lo que quedó pendiente del trabajo del Congreso anterior. Pese a que el anterior Congreso de la República legisló en materia de seguridad ciudadana emitiendo una serie de normas destinadas a reforzar la lucha contra la delincuencia ( endurecimiento de penas y precisiones a la figura de la defensa propia entre otras), algunas leyes de singular importancia se quedaron en el tintero.
Este fue el caso- por ejemplo- del proyecto de ley que prohíbe a los policías repartir citaciones judiciales, en el entendido que esta labor distrae a los efectivos de sus verdaderas funciones. Tal norma pasará irremediablemente al archivo en los próximos días pese a que en la actualidad el país atraviesa por un déficit de 40,000 policías.


En la siguiente entrevista el último presidente de la Comisión de Defensa, Orden Interno e Inteligencia del Congreso, Luis Iberico, hace un balance de la labor realizada por ese Poder del Estado durante los últimos cinco años.

¿Qué leyes le faltó aprobar a este Congreso en materia de seguridad ciudadana?

-Se han quedado en el tintero aquella norma por la cual se establecía que en adelante la policía no deberá ser empleada para repartir notificaciones judiciales y para expedir certificados domiciliarios. Creemos que esta labor debe estar a cargo del Poder Judicial y de las municipalidades.

¿Por qué?

-Simplemente porque ocasionan que muchos efectivos asignados a la comisaría se dediquen a estas labores, distrayéndose de esta manera de sus verdaderas funciones que es la lucha contra la delincuencia y por ende el resguardo de la ciudadanía.

¿Qué otra norma ha quedado relegada en este Congreso que ya culmina sus funciones?

-Una por la cual se establecía que el fondo de defensa y seguridad ciudadana pueda ser empleado para hacer compras pagaderas en el mediano y largo plazo.
Esta ley permitía que la Policía Nacional del Perú se pueda endeudar contra el fondo que le significa un egreso permanente e intangible, con lo cual habría podido adquirir el equipamiento que requiere con urgencia.

¿Si se trata de normas tan importantes a que atribuye usted que se hayan quedado en el tintero?

-Básicamente por falta de tiempo, pero recuerde usted que en la comisión también hemos visto otras leyes importantes en materia de seguridad ciudadana y también hemos desarrollado una ardua labor fiscalizadora.
LAS PENAS

¿En materia de sanciones para los delincuentes cómo ha percibido la labor del Congreso?

-Con la Comisión de Justicia hemos tenido una buena empatía para establecer figuras más drásticas en el Código Penal en cuanto a las sanciones se refiere, pero eso si bien es importante jamás va a ser suficiente.

¿Porqué afirma eso?

-Porque la aplicación de sanciones verdaderamente drásticas es responsabilidad de la administración de justicia. Nosotros hemos dado leyes muy severas pero lo que ocurre es que a la hora que los jueces las aplican, suele ocurrir que se utiliza criterios demasiado blandos que terminan garantizando los derechos de los delincuentes.

¿El Congreso ha legislado sobre la figura de la defensa propia?.

-Sí, en ese sentido el Parlamento dio una ley importante por la cual se establece que la equiparidad para defenderse no debe significar emplear las mismas armas que las utilizadas por el delincuente como sucedía antes.

¿Qué significaba eso?

-Por ejemplo si alguien te atacaba con un cuchillo tú debías – para que se cumpla la defensa propia- responderle con esa misma arma. Nosotros hemos establecido que la equiparidad significa admitir que el ciudadano puede defenderse con lo que tiene a la mano cuando es atacado por un delincuente que está atentando contra su integridad física. Me parece que hemos dado una buena ley.

¿El ejercicio de la defensa propia podría implicar para el ciudadano una condena?

-De ninguna manera porque el ciudadano está en todo su derecho de ejercer su legítima defensa.

No obstante el tema de la delincuencia aún no ha sido frenado. ¿Qué propondría usted para garantizar la seguridad de la ciudadanía?.

-No se puede dar una simple receta porque son muchos factores los que influyen en el tema de la seguridad ciudadana, como es el caso de la administración de justicia que en muchas ocasiones, insisito, se ha mostrado muy mano blanda al momento de sancionar a los delincuentes.
Ya hemos visto el caso de personas que han cometido graves delitos que han sido liberados de la noche a la mañana y sabemos de sentencias que se contradicen que con realidad que está viviendo el país.
Por otro lado no contamos con un sistema penitenciario que permita separar a los delincuentes primerizos de los más avezados y que tienen una larga trayectoria. A ello se añade el hecho que dentro de los penales haya mucha libertad.

¿Qué sucede con la PNP?

-Tenemos una evidente escasez de policías, el Perú necesita un mínimo de 120 efectivos pero a la fecha sólo contamos con 90,000, por lo cual es urgente adoptar las correcciones del caso. Además hay un problema de logística, de falta de equipamiento y de presupuesto. Si juntamos todo esto veremos que la situación es alarmante.

2 Comments:

At 2:33 PM, Blogger Liliana said...

Viva Lay Fun

 
At 12:50 PM, Blogger Nuevo Sistema Penal Acusatorio said...

¿ALGUIEN SE ACUERDA DE LA POLICIA COMUNITARIA DE TRUJILLO?

Por: Hugo MULLER SOLON (*)
Ex – Defensor del Policía
mullerabogados@hotmail.com


I. Reforma Policial

El cambio de época que ha llegado con el nuevo Gobierno al Perú debe necesariamente influir en las instituciones de la nación y en las reformas que sean pertinentes. Y en el tema de la Seguridad Ciudadana (tema central de la agenda pública en estos tiempos), se requiere urgentemente una convocatoria a la transformación institucional de la Policía Nacional del Perú (PNP). La Policía Nacional nació para establecer lazos de solidaridad con la comunidad, y esa es precisamente la función y la dinámica que hoy se debe impulsar a través de la implementación del Servicio de Patrullaje de Policía Comunitaria, alternativa que viene siendo utilizada exitosamente por muchos países en el mundo, para contener el implacable avance de la delincuencia y de los factores que facilitan su desarrollo; sin embargo a la luz de las experiencias internacionales, la Policía Nacional del Perú resulta siendo la única organización policial en América del Sur que no cuenta con Unidades de Patrullaje de Policía Comunitaria.


II. Experiencias Internacionales de Seguridad Ciudadana

Las políticas de Seguridad Ciudadana más actualizadas y exitosas que se vienen aplicando en todo el mundo, se caracterizan por su carácter integral, es decir, adecuadas para enfrentar el fenómeno de la delincuencia y la violencia mediante acciones preventivas que abarcan lo social, educacional, y lo urbanístico, así como el accionar policial preventivo - proactivo, represivo y el trabajo judicial y del Ministerio Público. Asimismo, dan importancia relevante a la participación de la comunidad en alianza estratégica con los Gobiernos Locales, con las autoridades en general y con las fuerzas vivas de la comunidad. Todo esto, se viene logrando de manera integral y sistémica con la intervención especializada de la Policía Comunitaria.


III. La Policía Comunitaria una necesidad

En estos tiempos, el cambio de estrategia por parte de la Policía Nacional para poder combatir el delito, es complementar su trabajo reactivo y represivo, con un sistema preventivo - proactivo en alianza con la comunidad y las autoridades locales, para lo cual se hace imprescindible y necesaria la creación oficial de la Policía Comunitaria (actualmente – increíblemente - no existe en la Policía Nacional ninguna Unidad Policial especializada destinada específicamente a la prevención del delito). Se trata de especializar en el siglo XXI a los elementos de la Policía Nacional a través de este importante componente de la reforma policial, para que aquellos policías que resulten seleccionados y luego de ser debidamente capacitados y entrenados en modelos de trabajo de Policía Comunitaria, puedan conformar Unidades de Patrullaje de Policía Comunitaria especializados en la prevención proactiva del delito desplazándose a pie o en motocicletas, para hacerse cargo de la seguridad y vigilancia de los barrios a donde sean asignados, bajo un esquema de trabajo policial totalmente diferente al modelo tradicional.

Pero no es fácil llegar a la Policía Comunitaria, existe todo un proceso de cambio por recorrer, que pasa desde la selección del personal, el perfil, la capacitación, el estudio de la zona de trabajo, el equipamiento, los primeros contactos con la comunidad, las alianzas estratégicas, las redes de apoyo, la selección de programas definidos, los sistemas de evaluación de resultados, etc. , pero sobre todo la decisión policial para lograr un cambio de cultura organizacional, descentralización del servicio policial y el apoyo total a esta nueva modalidad del servicio policial. El policía comunitario es un agente policial de nuevo tipo.


IV. ¿Alguien se acuerda de la Policía Comunitaria de Trujillo?

La Policía Comunitaria, no es un contexto nuevo ni desconocido para la Policía Nacional del Perú, es una experiencia internacional que ya se puso en práctica en el Perú como Proyecto Piloto, durante los años 2003 – 2005 organizada y liderada por el Coronel PNP Hugo Muller Solòn al mando de 65 Policías Comunitarios. ¿Alguien se acuerda de la Policía Comunitaria de Trujillo? La Policía Comunitaria descentralizó la toma de decisiones de los mandos policiales a nivel de funcionarios locales (Comisarios), tomando en cuenta la opinión de los vecinos para la determinación de sus estrategias (Plan de Barrio) y enfrentando de manera proactiva los problemas de inseguridad, desarrollando una serie de Programas de Prevención Social y Prevención Situacional frente al delito, entre ellos recordamos: Cuadras Solidarias, Vecinos Vigilantes, Escuelas de Seguridad Ciudadana, Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, Integración Familiar, Conversando con los Vecinos, Infractores Potenciales, Victimas Potenciales, Rescatando Valores, Aprender Jugando, Acción Cívica, Comunidad Segura, Observatorio de Seguridad Ciudadana, entre otros. Es decir, se trató de tener una Policía Comunitaria que se involucrara en la vida comunitaria de los barrios de la ciudad, y que desde adentro de esa vida comunal pudiera resguardar la seguridad ciudadana, como lo hizo en su oportunidad durante los años 2003 – 2005 en que cada uno de los 55 Territorios Vecinales de la ciudad de Trujillo, llegaron a tener sus respectivos Policías Comunitarios totalmente identificados con su comunidad. Lamentablemente la propia Policía Nacional del Perú no valoró el esfuerzo de esta exitosa experiencia y dos años después de haber iniciado sus funciones, el actual Director General de la Policía Nacional del Perú (General de Policía Octavio Salazar Miranda), la desactivó para priorizar el trabajo policial reactivo – represivo, conforme se viene aplicando hasta la fecha. Al año 2008, no existe en el Perú ninguna Unidad o Proyecto Piloto de Policía Comunitaria.

V. La Hora de la Policía Comunitaria ha llegado.

Este modelo de accionar policial, que representa un fuerte avance en las relaciones comunidad – autoridad local - policía y que conjuga adecuadamente la prevención del delito, con el trabajo reactivo y represivo que realiza la policía frente a la inseguridad ciudadana, tiene que convertirse en una realidad nacional.

El PERU demanda una Policía Nacional que comprenda junto a su rol histórico de combatir el delito, el respeto irrestricto a los derechos humanos y a los derechos de la niñez, pero que además se convierta en garante de los derechos y libertades ciudadanas de las personas, es decir del derecho a transitar con tranquilidad, a mejorar su calidad de vida, a tener paz y tranquilidad en sus barrios, a tener una convivencia pacifica con sus vecinos, a sentirse seguro en sus casas y en sus centros de trabajo. La Policía Comunitaria, entendida como un Servicio de Patrullaje proactivo trabaja en todos estos aspectos y además propicia generar Cultura de Seguridad Ciudadana, para que cada ciudadano sea consciente del rol que le corresponde en la sociedad para mejorar los niveles de seguridad y convivencia pacifica. La Policía Comunitaria trabaja en la comunidad, con la comunidad y por la comunidad. La hora de la Policía Comunitaria no debe seguir haciéndose esperar, la hora de la Policía Comunitaria ya ha llegado.


(*) Ex – Defensor del Policía (2005 – 2006). Abogado en ejercicio. Estando en servicio activo en la PNP con el Grado de Coronel PNP fue autor y director del Proyecto “POLICIA COMUNITARIA” de la ciudad de Trujillo – PERU (2003 – 2005), única experiencia de este tipo realizada en el Perú hasta la fecha.

 

Post a Comment

<< Home